Las imágenes fueron tomadas hace 10 años cuando Morote y Alquézar viajaron hasta este país para emprender un viaje de diez días, junto a amigos y familias, con sus respectivas cámaras colgadas al cuello.

La selección de fotos no muestran gente bañándose en idílicas playas. Sino que el objetivo de los autores es plasmar aspectos de la vida cotidiana de la isla caribeña a través de su gente. Por tanto los protagonistas son albañiles, cafeteros, pintores, músicos o ciudadanos hablando por teléfono, paseando o sentados en un portal.

Los dos fotógrafos con sus imágenes en digital y analógico centrar su atención en lo meramente humano.