El cierre de la central térmica de Andorra en junio de 2020 redujo a menos de la mitad los días en que, durante 2021, el aire del Bajo Aragón y la Cordillera Ibérica turolense superó el nivel de ozono troposférico preocupante según el criterio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cifrado en más de 100 microgramos -un microgramo equivale a la millonésima parte de un gramo- por metro cúbico durante más de ocho horas seguidas.

Según un informe elaborado por Ecologistas en Acción a partir de la información proporcionada por distintas Administraciones, el año pasado el nivel de ozono sobrepasó el límite marcado por la OMS en 46 días en la Cordillera Ibérica turolense, un 54% menos que en 2020, mientras que en el Bajo Aragón los días en que se superó el nivel máximo recomendado fueron 34, un 55% menos que en 2020.

Más información: https://www.lacomarca.net/polucion-ozono-descendio-2021-consecuencia-cierre-central-andorra/