Tres años desde el último baile es mucho tiempo, y por eso Andorra ha despedido mayo con un último fin de semana muy emocionante para la familia gigantera de Aragón. No solo para las comparsas, también para el público que este domingo especialmente con la celebración del desfile, ha salido a las calles a ver pasar a los invitados. Los bailes de 88 gigantes y 13 giganticos al son de las dulzainas y tambores de las 30 comparsas desplazadas a la villa minera, han servido como señal de que la vida se ha reactivado. De hecho, ya se prepara la cita de 2023 que será en Alcañiz.

El paréntesis causado por la pandemia ha hecho que Andorra haya sido este fin de semana la sede del XX Encuentro de Gigantes de Aragón, una cita esperada desde 2019, cuando la localidad zaragozana de Zuera acogió la que ha sido la última reunión hasta ahora. Para la ocasión, Andorra desplegó una programación de sábado y domingo con los actos centrales reservados para la mañana dominical.

Al calor de un sol que no dio ninguna tregua, la treintena de comparsas comenzaron a desfilar desde la plaza de toros hasta llegar a la plaza del Regallo. Allí, una vez transitadas las calles más céntricas donde cientos de vecinos se agolparon a esperar a ver el desfile, se vivió uno de los momentos más esperados y que resultó ser más emocionante de lo que ya se preveía. Con el reloj ya sobre la una de la tarde, al son las comparsas, casi un centenar de gigantes bailaron juntos las piezas ‘Bal de Benás’ y la ‘Jota del último toro’.

Más información: https://www.lacomarca.net/apoteosico-reencuentro-andorra-familia-gigantes-aragoneses-tres-anos-despues-ultimo-baile-juntos/