El parque arqueológico El Cabo de Andorra cobró vida gracias a las Jornadas de Cultura Ibera, que llenaron de oficios antiguos, de historia y tradiciones las instalaciones al aire libre. Un herrero, un carpintero, una sacerdotisa, un chamán, una costurera, una ceramista, entre otros personajes, aportaron vitalidad a este entorno que recrea a escala natural el antiguo poblado ibérico de Andorra, ya desaparecido, con unas 40 casas de planta rectangular y que cuenta con una gran calle central.

Este espacio cultural de época antigua situado en el paraje incomparable del monte San Macario regresó al siglo V antes de Cristo con la celebración de esta iniciativa cultural que continúa hoy domingo y que anoche tuvo como acto central una representación teatralizada en la que no faltaron ni la magia ni los ritos con fuego propios de la cultura ibérica y que deleitaron al público.

Pasear por las calles de un poblado del siglo V antes de Cristo, ver el atardecer rodeado del sonido de los herreros o de pobladores iberos de la época se convirtió en una experiencia única para quienes no habían asistido a ninguna de las ediciones anteriores.

https://www.diariodeteruel.es/bajoaragon/el-parque-arqueologico-el-cabo-de-andorra-se-revitaliza-con-las-jornadas-de-cultura-ibera